Enamórate de tus defectos

Queridas amigas, vuelvo ya por aquí y lo cierto es que aunque “sarna con gusto no pica” reconozco que en vacaciones estaba en modo zen activado y apenas me pasé por aquí salvo para publicar el post de Binibeca con unas de las fotos más bonitas hasta ahora. Menorca me dejó tan enamorada que no paro de soñar con volver.

Hoy me apetece hablaros de defectos, en concreto, de defectos físicos. Madre mía sí que suena esto un poco mal, pero tranquilas, me explico. Todos tenemos cositas que no nos gustan de nuestro físico o que nos gustaría que fueran de otra manera, por lo menos a mí me pasa. Cuando era más jovencita (y digo más porque me considero muy muy joven 🙂 ) tenía otra visión de las cosas, o mejor dicho, era una chica bastante insegura que se comparaba constantemente con otras chicas más guapas, más delgadas y así un largo etcétera. Lógicamente eso no me traía consecuencias buenas en mi estado de ánimo y cuando me miraba al espejo sólo veía lo que me disgustaba. Puede sonar un poco exagerado, pero aunque no lo creáis esto es más común de lo que parece.

Con el paso del tiempo, fui adquiriendo constancia de que había varias formas de tomarse la vida y un abanico más amplio de visiones y contemplaciones de las cosas, que junto con un poquito más de madurez y experiencia hicieron que le diera la vuelta a la tortilla a la hora de contemplar la vida y contemplarme a mí misma. Fui aprendiendo a conocer y aceptar mis defectos (no sólo físicos) y a tratar de enamorarme de ellos. Eso no significa que si había algo que no me gustara tratara de mejorarlo o modificarlo, pero en cierto modo trataba de querer lo que veía en mí.

Siempre quise tener piernas finas y delgaditas y un poco más de anchura en mi espalda y hombros que eran más bien caídos. Nunca he tenido apenas pecho y mi nariz la encontraba desproporcionada y así podríamos seguir con un largo etcétera de cosas que no me gustaba de mi físico. La diferencia es que hoy acepto que mis piernas nunca van a ser finas por constitución y que si quiero más pecho tendré que hacerme un aumento pero que la verdad es que a día de hoy no me preocupa en absoluto. Tampoco soy enemiga de los retoques con bótox pero de momento no me animo con ninguno y la verdad, me quedo como estoy 🙂

Y con estas pequeñas reflexiones que hacen que vivamos la vida un poquito más felices y con un poco más de amor propio os enseño el look de hoy, un look con falda que espero que os guste. Si alguna de las lectoras vive en Pamplona aprovecho para decir que Camden Pamplona tiene ya un montón de descuentos en su tienda de la calle Castillo de Maya. Si os gusta salir del estilo totalmente comercial rollo Inditex os recomiendo que os paséis. Os sorprenderá.

Un besito y hasta el próximo post

María

 

Blusa / Shirt : Camden Pamplona

Falda / Skirt : Sezáne

Bolso / Bag : Código Básico

Gafas de sol / Sunglasses : Mango

Zapatos / Shoes : Asos

Fotografía de Martín Iraburu

Guardar

Guardar

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    Ana
    29 junio, 2017 at 2:58 pm

    Me ha encantado lo que has dicho!! Hay que quererse uno mismo tal y como es!! Y el conjunto precioso!!

  • Reply
    ines
    29 junio, 2017 at 7:25 pm

    Hija, pues yo te veo estupenda!!!!

  • Leave a Reply